Actos

Diciembre 2017
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

2º CONCIERTO DE MARCHAS PROCESIONALES

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 

ESPLÉNDIDO CONCIERTO DE MARCHAS PROCESIONALES DE LA ORQUESTA DEL CENTRO FILARMÓNICO EGABRENSE EL 5 DE MARZO DE 2016, EN LA CAPILLA DE LAS RR.MM. ESCOLAPIAS DE CABRA.

 

La Orquesta del Centro Filarmónico Egabrense presentó anoche 5 de marzo, su 2º Concierto de Marchas Procesionales, Homenaje a la Semana Santa de Cabra y a todas las personas que trabajan por ella, en una actuación espléndida, en la Capilla de las RR. MM. Escolapias a las 20:30 horas, bajo la batuta de su director Manuel Aguilar Aranda.

Este Concierto ha sido programado dentro de los Actos Conmemorativos del 25 Aniversario de la fundación de la Hermandad y Cofradía escolapia de Nuestro Padre Jesús Caído y María Stma. del Buen Fin, con sede en la Capilla donde se ha celebrado.

Se encontraba la Capilla adornada con la imagen de Nuestra Sra. del Buen Fin, titular de la cofradía, que presidía al Altar Mayor en un exorno monumental de candelería y flores. Delante, en un estrado o escenario,

estaba situada la Orquesta.

Comenzó con las palabras del Hermano Mayor de la Cofradía Francisco Javier Gómez Mora, quien dijo que iba a hablar poco y que para él era un orgullo ser quien abra los actos conmemorativos del 25 Aniversario de la hermandad con este concierto, cediéndole la palabra a otro amante como él del C.F.E., Manuel Moreno, ambos muy implicados desde la niñez con la institución musical.

Siguió Manuel Moreno Martín presentando los 25 años de la cofradía y el concierto del C.F.E. he hizo alabanza de la Agrupación musical de Cabra, considerándola la mejor de todas las existentes en la localidad y a la que estaba muy ligado por lazos familiares, pues ya su padre (Vicente Rafael Moreno López, antiguo presidente, presente en la capilla) le inculcó el amor a la música.

Un programa de Marchas Procesionales muy conocidas y de gran altura musical, entre las que se incluían varias egabrenses, hicieron las delicias de los asistentes, que consideraron el concierto de gran calidad (así lo definió el anterior director artístico del C.F.E. José Manuel Molina Guarddon, que se encontraba entre ellos).

Y antes de la música, al subir al podio el director Manuel Aguilar Aranda, dijo que observaríamos una novedad importante en la orquesta, cual es la incorporación de dos instrumentos de viento (oboe y clarinete) que vienen a enriquecer el abanico armónico de la orquesta (como así fue), además del acompañamiento del excelente y joven pianista Manuel Molina Carrillo.

También presentó a las nuevas incorporaciones habidas que fueron: Mª Carmen Gómez Peña, guitarra, Miguel Cantero Jiménez, percusión-platos- y Natalia Gavilán Quero, oboe, instrumento familiar, pues su hermana Ana, también oboísta es ya muy conocida, por haber actuado con el maestro Daniel Barenboim en la Orquesta West Easter Divan, en distintos lugares del mundo.

El programa comenzó con “La Cruz Parroquial” (Pasacalle de Semana Santa) del egabrense M. López Cordón, del que se hizo en una versión sutil por la orquesta.

Siguió “Martirio” (1969) de José Rodríguez López obra dedicada a su hermano Vicente fallecido en accidente de automóvil que sonó muy bien. El chelista Antonio Peña Ruiz se lució en una parte solista para este instrumento.

“Virgen del Valle” (Marcha lenta) (1897) de Vicente Gómez Zarzuela (1870-1956) es una de las dos que hizo este compositor. Es muy melódica y obtuvo muchos bravos. El director muy meticuloso en su hacer, puso en pie a la orquesta.

“María Stma. del Dulce Nombre” de Luis Lerate Santaella (1910-1994), violinista, compositor y catedrático que dio su primer concierto con el violín en el Ateneo sevillano con 13 años, hizo esta marcha que se interpretaba por vez primera. La dijeron con mucha delicadeza los instrumentos de viento junto al resto de la agrupación.

“Virgen de Piedra” (1963) famosa marcha de José Rodríguez López, se interpretó en conmemoración del 50 aniversario de su estreno y la orquesta y el piano sonaban maravillosos, como lo hicieron en todo el concierto.

Esta marcha sabemos que la compuso el maestro Rodríguez para una cofradía lucentina, cuya titularidad la tenían en aquel tiempo sus íntimos amigos Antonio Villa Álvarez de Sotomayor, pianista y compositor y su esposa.

“Reina del Stmo. Rosario” (1993) compuesta por el director Manuel Aguilar Aranda para la Virgen del Rosario de la Hermandad del Calvario de Cabra, que se procesiona el Lunes Santo, es muy del agrado del público que la escucha tras el paso de palio. En este concierto el solo de violín ha sido hecho por el oboe de Natalia Gavilán dicho con mucho gusto. Todos sabemos que Manolo Aguilar además de músico es un buen pintor sobre todo de temas egabrenses. El cartel anunciador del concierto ha sido una reproducción de un cuadro suyo en el que figura la procesión de “Jesús en su entrada en Jerusalén” (La pollinita) con su cortejo de niños hebreos.

La más esperada de la noche, “Saeta cordobesa” (Marcha fúnebre) (1941) del jiennense de Jódar, Pedro Gámez Laserna (1807-1897) es una joya preciosa, magnífica y la de más dificultad de ejecución, pues ha sido el trabajo más duro del montaje para el director del concierto, que ha logrado una interpretación espléndida por el conjunto orquestal y buenos solos por el bandurria solista José Julio Mesa.

“Jesús de las Penas” (Marcha Fúnebre) (1943) composición del sevillano Antonio Pantión (1898-1974), que fue catedrático de piano en el Conservatorio Superior de Sevilla y discípulo de Turina. Es una de las más características de la Semana Santa hispalense, con un 1er tiempo de sobriedad y recogimiento y un segundo con una melodía más dulce y esperanzadora. ¡Qué belleza!

Otra impresionante, “La Madrugá” (Marcha descriptiva) (1987) de Abel Moreno (Huelva 1944). Su música es sencilla, agradable al oído y de escasa dificultad para cualquier agrupación. ¡Pero gusta con pasión! El año pasado dije en mi crónica del 1er Concierto de Marchas Procesionales sobre esta marcha que “Manolo Aranda seguía llevando a sus músicos con gran calidad, no se le iba una” Y todo ha transcurrido este año igual. Y hubo también estrépito de palmas y bravos tras su ejecución. El director levantó al pianista por su actuación.

“Estrella sublime” (1925) de Manuel López Farfán (1872-1944) sevillano nacido en el Barrio de San Bernardo (el de los toreros). Tiene otra marcha muy alegre y popular “Pasan los Campanilleros” y esta “Estrella Sublime”, triunfal y melancólica fue otra exhibición deliciosa de la orquesta.

La última del programa fue “Cofradías Egabrenses” (Pasacalles de Semana Santa) de Francisco Moral León (1879-1959) fundador del C.F.E. en 1906, que es conocidísima por todos los egabrenses que la tararean, pues forma parte esencial de nuestra Semana Santa.

Como no podía ser de otra forma, tras el ímprobo trabajo del preparación de “Saeta Cordobesa”, fue la marcha que hizo el “bis” y una vez más la orquesta se lució bajo la segura batuta de Manuel Aguilar, que ha hecho un concierto de antología.

El público aplaudió con fuerza en su despedida y los comentarios habidos fueron muy elogiosos, cosa de agradecer por la ilusión y esfuerzo que ponen los artistas en la preparación de sus actuaciones, de las que ya se están gestando otras para próximos conciertos.

Rafael Nieto López.