Actos

Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

110º ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

EL CENTRO FILARMÓNICO EGABRENSE HA CONMEMORADO EL 110º ANIVERSARIO DE SU FUNDACIÓN EL AÑO 1906.


La más que centenaria Institución Musical egabrense, Centro Filarmónico, ha celebrado sus 110 años de vida (se creó en 1906) con una serie de Actos Conmemorativos de su fundación por Francisco Moral León y otros.

A las 14 horas del día 12 del corriente marzo de 2016, en el Patio Cubierto de la Casa de la Música de Cabra repleta de socios, comenzó la conmemoración con unas palabras del Presidente, Eustasio Moreno Rodríguez, en las que dijo que el C.F.E. además de los fundadores, personas entusiastas de la enseñanza y difusión de la música y la cultura, tuvo continuidad en el tiempo con otros protagonistas que de forma generosa han hecho grande esta Institución, que ha calado en el tejido social de Cabra, colaborando estos para conseguir con el trabajo del día a día, muchos éxitos.

La Junta Directiva tomó recientemente el acuerdo de nominar con sus nombres dos Salas de la Casa, al igual que ya las tienen el fundador Maestro Moral León y los siguientes Maestros, José Rodríguez López, José Manuel Molina y José Luís Arroyo. Estas salas, la Sala de los Trofeos se llamará desde ahora “Presidente Vicente Rafael Moreno López” y la Sala de Reuniones  “Hermanos Carmelita, Damián y Pepe Moreno Vázquez”. Tras un breve currículo de los homenajeados, estos dijeron unas vivencias de su paso por el Filarmónico, excepto Pepe Moreno ya fallecido, que tomó la palabra su hijo Damián. A continuación se visitaron las salas citadas y se pasó a una degustación de una paella de convivencia, para todos los socios.

Por la noche hubo un Concierto, una Noche Filarmónica, que fue ejecutado por dos dúos. Con puntualidad inglesa, a las 20:30 horas, una nueva “Noches Filarmónicas” han deparado un concierto de categoría en la Sala Maestro Moral León con unos intérpretes muy conocidos por estos lares, Tamara Manzaneque Díaz-Parreño (viola), Lourdes Hierro Laguna (violín) y José García Moreno (piano) quienes ejercen su docencia en el Conservatorio Profesional de Música “Maestro Chicano Muñoz” de la vecina ciudad de Lucena.

Tamara Manzaneque, es manchega, nacida en Campo de Criptana (Ciudad Real) –el pueblo de los Molinos de Viento del Quijote-. En su tierra realizó sus estudios musicales finalizándolos con la calificación de sobresaliente. En 2008 accedió al Cuerpo de Profesores de Música. Ha realizado numerosos cursos de formación recibiendo clases magistrales de distintos y señalados profesores. Ha formado parte de diferentes orquestas o colaborado, cuya seña de identidad es la juventud en casi todas ellas salvo en las profesionales OFMAN (Orq. Filarmónica de la Mancha) y OSRM (Orq. Sinfónica Región de Murcia). Actualmente compagina su labor docente con actividad concertística en varias formaciones de cámara.

Lourdes Hierro, cordobesa de nacimiento ha estudiado en el Conservatorio Superior “Rafael Orozco” de Córdoba culminando con Mª de Honor, así como también el Grado Superior de Música de Cámara. Ha pasado por la Orquesta Joven de Andalucía y la Academia de Estudios Orquestales Baremboin-Said. Perfecciona estudios con prestigiosos profesores, entre ellos Gonçal Comellas, Ara Malikian …Tiene el Master de Interpretación en Música de Cámara por la UNIA (Universidad Internacional de Andalucía). Es Académica correspondiente en Lucena por la Real Academia de Córdoba. Realiza Conciertos con diversas formaciones por España y Europa (Francia y Austria) siendo la concertino de la Orquesta Sinfª Ciudad de Priego de Córdoba. Entre su labor docente (es profesora desde 2002) y conciertos reparte su tiempo musical.

José García es egabrense, naciendo en nuestra ciudad en 1968. Inició sus estudios musicales a los 6 años con su tía Mª Josefa Ávila, continuándolos en Córdoba con conocidos pianistas de esta tierra, Carmen Flores, (tía de Rafael Orozco), el prieguense Antonio López y el jiennense de Porcuna, avecindado en Córdoba, Rafael Quero. A los 8 años actúa por primera vez ante público y a los 16 debuta como solista con la Orquesta de Córdoba. Ya en 1988 accede al Cuerpo de Profesores de Piano y su primer destino fue el Conservatorio Elemental de su pueblo natal y actualmente desempeña su labor docente en el Conservatorio Profesional de Lucena.

Como concertista ha actuado de solista en agrupaciones de Cámara, diversas orquestas españolas y países del Este, tanto en España como en varios lugares de Europa y Latinoamérica (Caracas-Venezuela). Destacan sus actuaciones en el Festival de Piano “Rafael Orozco” de Córdoba, Universidad de Navarra, Fundación “Juan March” de Madrid, Real Coliseo “Carlos III” de El Escorial, Academia Española de Bellas Artes de Roma y Fundación “G. Verdi” de Milán. Con su hermano Julián, también pianista, con el que actúa en diversas ocasiones, ha interpretado “Carmina Burana” de Carl Orff, a dos pianos, la Orquesta Europa y un Coro de 400 voces. Formó en 1994 un dúo de piano a cuatro manos con Antonio López Serrano.

Sus interpretaciones de conciertos de Mozart, sonatas de piano de Beethoven, así como la Integral de sonatas para violín y piano, con Lourdes Hierro en Córdoba han sido muy bien acogidas por el público y crítica. Últimamente en Noviembre 2015, Febrero y Marzo del 2016, tanto en el Teatro “El Jardinito” de Cabra como en la Fundación “Miguel Castillejo” de Córdoba, junto al excepcional violinista egabrense Carlos Rafael Martínez Arroyo, ha hecho una exhibición en varios conciertos con sonatas de Beethoven y Brahms. José es también académico correspondiente en Cabra por la Real Academia de Córdoba.

Estos tres profesores, que ya han pisado otras veces la Sala de Conciertos del C.F.E., dijeron un concierto exquisito y de altísima calidad, que estuvo compuesto por dos sonatas, una de F. Schubert de viola y piano y la otra de J. Brahms de violín y piano, de las que el público asistente disfrutó con su perfecta ejecución.

Comenzó el dúo formado por Tamara Manzaneque (viola) y José García (piano) que hicieron la “Sonata “Arpeggione” en la menor” D 821 de Franz Schubert (1797-1828), austriaco introductor del romanticismo, que compuso 10 sinfonías, entre ellas la nº 8 “Incompleta”, “liederes”, el Quinteto “La trucha”, el famoso “Ave María”, incluso óperas, con poca fortuna.

Los tres movimientos de la Arpeggione” allegro moderato, adagio y allegretto fueron deliciosos, pues esta música excelente de Schubert con el sonido meloso de la viola, un predominio de los “pianíssimos” y una melodía subyugante y pegadiza, junto al acompañamiento pianístico excepcional, culminó con bravos y palmas que fue el premio que recibieron los artistas por su espléndido y sutil trabajo, que se escuchó en un silencio total, lo que coadyuvó al éxito de la exposición de la obra.

La segunda parte del concierto la ocupó la obra de Johannes Brahms (1833-1897), alemán también romántico, con la “Sonata nº 3 en re menor” Op. 108 que fue realizada en sus 4 mov. por una pareja de concertistas que recientemente ha hecho en Córdoba la “integral” de Sonatas de Beethoven. Se trataba de Lourdes Hierro (violín) José García (piano).

Qué decir de Brahms, que toda su producción es grandiosa como las 4 sinfonías, el Requiem alemán, conciertos para piano y el de violín obras cumbres de repertorio, siendo mayormente reconocido por su música de cámara.

Los cuatro movimientos de esta monumental sonata se expusieron con gran virtuosismo y técnica, ambos instrumentos se complementaban y no había predominio de uno sobre otro, si una interpretación sorprendente. La partitura tiene mucha música que decir y los artistas se conjuntaban perfectamente, fruto de una colaboración estrecha que viene ya de antes.

Se notó la diferencia o contraste tímbrico del sonido del violín con el de la viola, cosa que comentó el publico al finalizar, pues había quien se decantaba por el sonido de uno o del otro instrumento, o sea había división de opiniones.

No hubo ni presentación de entrada ni “bises”, aunque si se aplaudió bastante y no faltaron los tradicionales cuadros-recuerdo que al finalizar fueron entregados por el Presidente Eustasio Moreno a cada uno de los concertistas, junto con un libro del Centenario del C.F.E., lo que estos agradecieron.

El público comentó con entusiasmo este concierto que puso fin a los Actos Conmemorativos del 110º Aniversario de la Fundación del C.F.E. en 1906. Se retransmitirá por Atalaya TV que lo filmó.

Rafael Nieto López.